Qué es la astrología

Desde el comienzo de la humanidad el ser humano ha alzado los ojos al cielo buscando respuestas. La astrología es un METODO, casi tan antiguo como la propia existencia del ser humano. Pero ha sido muy criticada por ser considerada un procedimiento inmerso en lo que se conoce como esoterismo. Y ciertamente muchos astrólogos la han utilizado de este modo con carácter predictivo o adivinatorio a lo largo de su historia.

 

Hoy por hoy la astrología no puede ni debe ser considerada de este modo. Es un método pseudo-científico (sin lugar a dudas puesto que no se ajusta a los principios establecidos por el método científico como ha sido definido por la academia) como lo han sido muchas otras disciplinas hoy totalmente incorporadas al campo de investigación en medicina, la psicología, la física…

 

Como método tiene un carácter descriptivo, no explicativo, mucho menos predictivo adivinatorio (si alguien en nombre de la astrología le vende eso, sencillamente no sabe lo que hace). Que hay una correlación entre el movimiento y la posición de los astros con el funcionamiento de la vida en nuestro planeta es algo indiscutible. Como lo es la relación con el funcionamiento biológico y por ende psicológico del ser humano. Los astrólogos utilizamos nuestro conocimiento sobre astrología como método que describe las “tendencias”  físicas y por lo tanto psicológicas del individuo, marcadas por una relación con el cosmos, y de una forma absolutamente personal y diferencial a todos los demás. A partir de ahí podemos guiarles hacia su propio conocimiento y en su toma de decisiones desde un abordaje que ninguna otra disciplina puede mostrar.

La lectura de Carta Natal muestra cómo una persona “funciona”, cómo busca satisfacer los deseos más importantes de su vida.  Como nos sentimos realizados con nosotros mismos, como cuidamos de nosotros mismo, como nos sentimos amados y como defendemos nuestras ideas y deseos, y muchos otros aspectos que constituyen nuestra identidad personal. Nos ayuda a vernos de forma didáctica y objetiva, como una narrativa desde fuera, en 3ª persona. Podemos identificar como algunos deseos o impulsos producen tensión o conflictos y como disolverlos.

Con la lectura de los Tránsitos y de la Revolución Solar, comprendemos simbólicamente qué desafíos estamos enfrentando ahora y durante un año, que tipo de experiencias estamos buscando consciente e inconscientemente. Muestra qué esferas de la vida estamos expandiendo y que esferas estamos contrayendo, y otros momentos cíclicos personales.

También podemos investigar simbólicamente una relación entre dos personas analizando como sus cartas se relacionan, lo que se llama Sinastría. La Consulta de Sinastría evalúa los potenciales de interacción entre las dos personas, y cómo pueden disminuir los efectos de posibles conflictos o dificultades en esa interacción. No se trata de veer si una relación puede dar cierto sino de descubrir cómo podría funcionar aún mejor.

Muchas personas no necesitan una visión a veces tan compleja y extensa como las consultas de la Carta Natal, o de los Tránsitos. A veces todo lo que se necesita es una visión rápida sobre algún punto en particular y puntual a que debemos atender en el momento presente. Para esas personas, una consulta rápida es lo ideal, pues no supone una cantidad de datos que no serán necesarios de momento y que podrían más bien causar dudas o confusiones.

Se usa esa consulta cuando queremos tomar una decisión o realizar una acción y queremos que se manifieste de forma armónica y fluida, identificada con nuestros planes o deseos. Se obtiene una fecha y hora, para esa acción, que ayude a que ese proyecto se desarrolle en armonía. Las posibilidades de éxito aumentan considerablemente.

Artículos